Noticias

ondas gravitacionales (1)

11 de febrero de 2016

Equipos internacionales de investigadores anunciaron este jueves la primera detección directa de ondas gravitacionales, un avance mayúsculo para la física que abre una nueva ventana al universo y sus misterios. 

“Este paso adelante marca el nacimiento de un dominio enteramente nuevo de la astrofísica, comparable al momento en que Galileo apuntó por primera vez su telescopio hacia el cielo” en el siglo XVII, dijo France Cordova, directora de la Fundación Nacional Estadounidense de Ciencias (National Science Foundation), que financia el laboratorio Ligo. 

El descubrimiento, que corona décadas de esfuerzos, confirma una predicción efectuada por Albert Einstein en su teoría general de la relatividad de 1915.  Estas ondas gravitacionales fueron detectadas en Estados Unidos el pasado 14 de septiembre por los instrumentos del observatorio Ligo (Laser Interferomiter Gravitational-wave Observatory), que miden cada uno cuatro kilómetros. 

Este descubrimiento fue realizado en colaboración con equipos científicos europeos, especialmente los investigadores del Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS) francés, del equipo Virgo. 

“Esta nueva mirada sobre la inmensidad celeste permitirá profundizar nuestra comprensión del cosmos y conducir a descubrimientos inesperados”, dijo Cordova. 

Las ondas gravitacionales son producidas por perturbaciones en la trama del espacio-tiempo por los efectos del desplazamiento de un objeto de enorme masa. Estas perturbaciones se desplazan a la velocidad de la luz en la forma de ondas y nada las detiene. 

Este fenómeno, adelantado por Einstein hace un siglo, suele ser representado como la deformación que ocurre cuando un peso reposa sobre una red. En este caso, la red representa el entramado espacio-tiempo. 

El físico Benoît Mours, del CNRS, consideró que el descubrimiento era “histórico” porque permite “verificar de forma directa una de las predicciones de la teoría general de la relatividad”. 

Read more…

TITULARES